miércoles, 16 de septiembre de 2009

HISTORIAS DE PAPEL


Como una manzana exquisita y tentadora

me dibujo en los manuescritos secretos

de mi vida.

Cada vez que aparece una lágrima que desborda la represa de mis ojos

la garabateo como una espina sin piedad refundida

en el alma.

Una puerta enorme es mi trazo más amargo

una puerta que ha cerrado el madero

de sus abrazos para siempre.

Mis dedos tembloros son la pluma

que apremia en escribir mis historias mal contadas

y cierro los labios de mi libro cómplice

que cuenta mis destierros en tierra firme

que a nadie le importa escucharlas.

Papeles sin vida que vuelan por los aires tristes

de algún recuerdo porfiado

que se empeña en guardarse en mi pecho.

Cada retazo de mi vida es una nube fantasiosa

un pañuelo que secó mil lágrimas

con alguna inicial de un nombre

que ahora ya no tengo memoria.

Unas frases etéreas que vuelan sin dirección definida

como una avioncinto de papel

que juguetea por los aires inciertos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada