viernes, 4 de octubre de 2013

Esta es una de esas noches rasgadas
de aquellas que escuchas los gemidos de parto
en un solo grito de mujer eterna.
Elévame manantial de la vida
sosténme
dame de beber agua nueva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada